Recortes sociais e crentes en Xesús de Nazaret por MOCEOP

Semana tras semana el gobierno de la nación nos castiga con nuevos recortes sociales y subidas de impuestos, que afectan especialmente a las clases sociales más desfavorecidas: personas en paro, jóvenes sin empleo, pensionistas, funcionarios, personas discapacitadas, etc.

Contrastan esos recortes con la falta de persecución del fraude fiscal (estimado en 70.000 millones), incluso amnistía fiscal a defraudadores, beneficios fiscales a grandes fortunas, banqueros, empresarios y especuladores.

Las entidades financieras mundiales (BCE, FMI, BM, etc.) se han convertido en gobernantes del mundo y se ha instaurado la dictadura de los mercados, sometiendo al poder político, con la consiguiente pérdida de soberanía estatal y un gran déficit democrático. El gobierno de la nación no parece estar ya al servicio del bien común de su pueblo, sino sometido a los intereses de quienes les mandan (por mucho que el presidente trate de excusarse diciendo que no tiene libertad para elegir o que tiene que elegir entre lo malo que no le gusta y lo peor).

Ante este panorama, la jerarquía católica española muestra un silencio cómplice ante el sufrimiento de las víctimas de esta crisis y una pasividad en iniciativas o gestos que mostraran sensibilidad y solidaridad con el sufrimiento de tanta gente. Con su silencio, parece tomar partido, arrimarse al poder y aferrase a sus privilegios (aportaciones estatales a sus presupuestos, exención del IVA y otros impuestos.

Afortunadamente no toda la Iglesia católica tiene esa actitud. Hay numerosos cristianos y cristianas que comparten recortes e indignación con la población que sufre la injusticia de unas reformas antisociales, y apoyan las movilizaciones populares de protesta y reivindicación de otras políticas con mayor respeto por las personas. Movimientos de Acción Católica, Cáritas, Redes Cristianas y otros grupos cristianos de base alzan su voz de denuncia contra estas injusticias, se comprometen en movilizaciones populares y atienden en la medida de sus posibilidades a las víctimas. su vivencia y aportación no es sólo de denuncia, sino también de esperanza y solidaridad, apostando por alternativas que hagan posible otra sociedad, otra política, otra economía.

Creemos que el criterio evangélico de No se puede servir a Dios y al dinero ha de servir para distinguir las opciones y compromisos de quienes nos decimos seguidores de Jesús de Nazaret. Si el actual sistema neoliberal absolutiza al dinero por encima de las personas y el gobierno sigue esas mismas directrices, el Evangelio nos orienta a ser antisistema capitalista y apostar por la humanización de la economía, poniendo a los últimos de este mundo (las víctimas), como los primeros en nuestras preferencias, convencidos de que ésas son las prioridades del proyecto de Dios.

MOCEOP, como movimiento eclesial, denuncia la actitud de la jerarquía eclesiástica y la invita a revisar su posicionamiento, mostrando con gestos concretos su caridad cristiana con las víctimas de esta crisis. Y anima a los cristianos y cristianas de base a que se unan a las movilizaciones sociales en protesta por los recortes sociales que afectan a los colectivos más vulnerables, y apuesten decididamente por la utopía evangélica de una sociedad en la que los últimos serán los primeros.

19 Julio 2012

Fonte: www.redescristianas.net/2012/07/21/recortes-sociales-y-creyentes-en-jesus-de-nazaret-moceop

Un comentario

Los comentarios están cerrados.